Publicidad
Publicidad - Servicio de Farmacias de Guardia en España
Médicos, Farmacéuticos, Medicamentos y Farmacias

Desde hace muchos años, esta combinación de profesionales sanitarios e instituciones es a todas luces beneficiosa para el usuario del Sistema Nacional de Salud, pero siempre respetándose profesionalmente y cumpliendo la legislación vigente, evidentemente ni un farmacéutico puede ejercer de médico, ni un médico de farmacéutico

En España, siempre ha querido ser un país que ofreciera a sus ciudadanos la mejor calidad asistencial, considerando ésta cómo una provisión de servicios accesibles, equitativos y de última tecnología, desempeñados por sanitarios con un nivel profesional óptimo, teniendo en cuenta los recursos disponibles podemos decir que ha logrando la satisfacción del usuario. Lo acaecido recientemente, donde entre unos cuantos “médicos” y “farmacéuticos”, algunos de ellos ya denunciados hace tiempo por intrusismo profesional y mal ejercicio de su profesión, ahora puestos en tela de juicio. La “Operación Brujo” llevada a cabo por la Guardia Civil, ha dejado al descubierto una red de “prescripción, venta y dispensación” de supuestos medicamentos milagrosos para enfermedades como el SIDA, Cáncer, etc, decimos supuestos, por que no cuentan con la autorización del Ministerio de Sanidad y Consumo, su venta y dispensación no se hacía en Oficinas de Farmacia. Para asombro de los médicos y farmacéuticos consultados por Tubotica.net, los “pedidos” se hacían por Internet o por teléfono, a una secretaria (sin la cualificación apropiada ponía la dosis) era la responsable de la distribución, fuera de los canales de distribución autorizados, algo totalmente increíble y fuera de control.

Dónde queda todo el esfuerzo realizado por las autoridades y profesionales de la salud, esfuerzo que, sin lugar a dudas se ve mermado con este tipo de actuaciones de personas sin escrúpulos, que juegan con la vida y esperanzas de las personas en un momento en el que una grave enfermedad entra en sus vidas y como es humano, compresible, y lógico buscan los recursos hasta hacer lo imposible para seguir viviendo, no podemos culpar al paciente que ante una situación tan comprometida y confiados en el saber de los médicos se adentran en este mundo donde son literalmente, timados. Y es humano recurrir a lo accesible, sí es humano, pero no es admisible que la formación y el compromiso que dichos profesionales adquirieron, con el tan traído y llevado JURAMENTO HIPOCRÁTICO, se minimice y con ello ponga en duda a todo un colectivo de profesionales, por que díganme ¿en quien podremos confiar?

¿Dónde queda la labor e inversión que laboratorios farmacéuticos nacionales e internacionales dedican a investigación de nuevos métodos diagnósticos y terapéuticos para hallar resultados óptimos en el tratamiento de enfermedades cómo el cáncer, HIV, etc.? Los laboratorios consultados por Tubotica.net han manifestado su descontento. La salud es un elemento donde el grado de confianza y compenetración de las personas y estamentos que lo componen es esencial. Este escándalo social no hace más que enturbiar y destruir esa confianza. La Industria lleva años manifestando los peligros de la red al poner a disposición del paciente sin la intervención del profesional sanitario, ni de las autoridades, ni de los laboratorios, recursos fármaco-terapeúticos de dudosa procedencia y calidad.

El tema de los medicamentos “no autorizados” o “falsos” en España es novedoso, pero todo el que ha viajado por Latinoamérica, sabe que la venta de medicamentos falsos e incluso adulterados, es una práctica muy común, países como Argentina, Uruguay, Chile, etc., son ejemplos donde más del 30% de los medicamentos comercializados son falsos. Estos se venden por unidades sueltas, en droguerías, mercerías, tiendas e incluso en la calle, sin ningún control, con todos los riegos y problemas para la salud que puede suponer su consumo.

Igualmente, otro tema a tener en cuenta también muy relacionado y que está a la orden del día, es la venta u ofrecimiento en muchos gym españoles de medicamentos, procedentes de países tan dispares como Rumania, Bulgaria, Rusia, etc., especialmente anabolizantes y hormonas del crecimiento, algunas veces obtenidas con recetas falsas, con el peligro que todo ello conlleva, al no saberse si son originales o falsos, si están adulterados o incluso caducados, etc.

Desde Tubotica.net reiteramos que el único establecimiento sanitario autorizado para la venta al público de medicamentos es la Oficina de Farmacia, en la cual mediante la presencia del Farmacéutico, el especialista en medicamentos, y presentando la receta expedida por su Médico, así, se le garantiza la seguridad y autenticidad de todos los medicamentos, y que todo otro sistema de distribución y venta de medicamentos, ya sea en la consulta del médico (muy frecuente en consultas de naturistas, y dietéticos), por teléfono, correo e incluso por Internet es ilegal, y debe desconfiar tanto del supuesto medicamento como a su vez del “profesional” sanitario, anuncio o página web que le habla maravillas del mismo.

Por otro lado, los laboratorios no pueden vender directamente al usuario, y tampoco hacer publicidad o incitar al consumo de todo aquel medicamento que no tenga la consideración de “especialidad farmacéutica publicitaria”, más conocidas como EFP.

Tubotica.net es la opción virtual de la parafarmacia de una farmacia, con el respaldo de una farmacia y desde una farmacia, es por ello, por lo que uno de los puntos más importantes de nuestro Código Ético es la NO venta de medicamentos de ningún tipo, ya sea de uso humano o animal, y recomendamos que nunca adquiera medicamentos por ningún otro método que no sea los anteriormente descritos y evite la venta fraudulenta de los mismos, principalmente por su bien y el de todos. La adquisición de un medicamento requiere la consulta de un médico, la emisión de la prescripción adecuada, la presentación de la misma en la oficina de farmacia, y la entrega del medicamento en la farmacia, y sólo en la farmacia.

Recuerde, de toda la vida, los medicamentos en la farmacia, como debe ser.

Comité Científico Mundo tubotica®


Editoriales: