Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


El Prurito volver

Imprimir Enviar a un amigo

Una de las principales consultas sobre alteraciones de la piel que se reciben en la farmacia, en los meses de estío es la del picor o prurito, el cual constituye el principal síntoma cutáneo.

Etiopatogénia

Tanto el picor como el dolor se consideran estímulos nociceptivos, sensaciones desagradables procedentes de sensaciones externas o internas que se perciben a nivel central. El picor es una sensación a la que, a través de un reflejo espinal, le sigue una respuesta motora de rascado. Se induce y se siente en la piel y no en las vísceras, a diferencia del dolor.

Es la sensación cutánea más frecuente; es muy molesto e inquietante. Se acompaña de nerviosismo y dificultades en la concentración para el trabajo e incluso para conciliar el sueño.

Consulta con tu médico o farmacéutico, el cual revisará en cada caso las posibles causas responsables realizando una buena historia clínica y una exploración física adecuada.

Con mucha frecuencia el picor es una sensación intermitente, y en ocasiones, está relacionado con los cambios de temperatura.

En algunos casos, las lesiones localizadas son sometidas a un rascado continuo hasta producir el sangrado, y es entonces cuando cesa la sensación de picor.

Las causas del prurito son muchas y variadas. Los antecedentes médicos, alérgicos, atópicos personales y familiares pueden ser relevantes. En el prurito severo se observan excoriaciones cutáneas que es preciso identificar.

El prurito puede aparecer como consecuencia de enfermedades cutáneas. En estos casos la dermatitis causal se diagnostica por su lesión primaria. Existen dermatosis mínimas que se acompañan de picor. Los baños y duchas de agua caliente diarios combinados con jabones desengrasantes y, en particular, los aditivos para el baño o la ducha en forma de espuma, pueden dar lugar a piel seca (dermatitis asteatótica) apenas con una fina descamación. En los ancianos es frecuente el llamado prurito senil, más común en las zonas cutáneas con menor número de glándulas sebáceas, básicamente en extremidades inferiores y durante los meses de invierno.

Nuestra piel está recubierta de gérmenes los cuales forman un ecosistema donde cada colonia guarda un equilibrio preciso con su vecina, pero, un tratamiento antibiótico prolongado, un exceso de higiene con productos antisépticos, un desequilibrio inmunológico (tratamiento inmunosupresor, SIDA, etc.), perturban esta cohabitación harmoniosa y permanente, y pueden favorecer el desarrollo de una sobreinfección.

Tratamiento
El tratamiento siempre ha de ser sintomático, y para ello se utilizan antihistamínicos, sedantes e incluso medicamentos psicotropos, y otros por vía sistémica.

Tópicamente, compresas de soluciones acuosas de ácido bórico o acético, polvos y geles con sustancias antipruriginosas. Las cremas con mentol, fenol, etc. pueden proporcionar un alivio temporal.

Muchas veces es conveniente cambiar los hábitos de limpieza de ducha y baño y recomendar el uso de lociones jabonosas, así como los jabones de avena, que constituyen unas sustancias emolientes excepcionales.

En la actualidad, las duchas con agua caliente, el uso de jabones perfumados y desengrasantes, las esponjas o manoplas, así como las fricciones con aguas de colonia y/o perfumes, contribuyen a un desengrase excesivo de nuestra piel. Los cuidados de la piel deben ajustarse a su tipo, para lograr el máximo confort y convivir con el órgano más extenso de nuestra anatomía y a la vez el más interno, ya que es capaz de reflejar cualquier estado interior.

Fuente: Dra. Montserrat Pérez. Adjunta Servicio Dermatología. Hospital de Sant Pau. Bcn.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda