Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


El Embarazo volver

Imprimir Enviar a un amigo

Ser madre es una alegría inmensa... pero también una gran responsabilidad.
El solo hecho de anunciar tu próxima maternidad desencadenará una avalancha de consejos, muchos de ellos contradictorios, de amigos y familiares.

Debes pensar que sólo tu médico es competente en esta cuestión y que debes consultarle sin falta en todo lo que se refiere a tu salud y a la de tu hijo.

Esta sección contiene una serie de consejos útiles sobre los cuidados del embarazo y del recién nacido.

La Primera Alegría

Por lo común los síntomas empiezan por un retraso en la aparición del período, que se espera para una fecha determinada.

Luego este retraso se convierte en ausencia. En la mujer con períodos perfectamente regulares, y en ausencia de toda enfermedad o de todo shock emotivo, este retraso es un signo altamente indicador de embarazo.


Después pueden presentarse, sin que sean constantes, otros síntomas tales como náuseas matinales, gustos raros, hambre repentina, repulsión a la vista de determinados alimentos o de olores (tabaco) que hasta ese momento habían sido bien tolerados, hinchamiento de los senos, etc.

Cada mujer reacciona un poco a su manera; mientras una puede reaccionar de la misma manera en sucesivos embarazos otra puede hacerlo de manera diferente en cada embarazo.

Si mientras se está en la duda acerca del retraso del período se presentan estos síntomas, o alguno de ellos, puede casi predecirse un embarazo.

Si el período no se ha presentado pasada la fecha de a segunda falta debe consultarse con el médico. Si el lapso es de siete u ocho semanas el útero presentará probablemente un aumento de volumen, suficiente para que sea posible confirmar el embarazo.

Algunos exámenes complementarios, efectuados en el laboratorio, farmacia o en el hogar mediante tests específicos, permiten generalmente confirmar un diagnóstico dudoso, ya sea porque el crecimiento de la matriz sea todavía insuficiente o porque se trate de una persona cuyos ciclos sean tan irregulares que el simple retraso del período no pueda ser considerado como prueba.

Sin embargo, es preciso saber que estos análisis no son infalibles y que el médico los solicitará o no, según estime conveniente, o recurrirá, cuando los análisis no sean concluyentes, a otras técnicas más recientes de gran fidelidad, que no sólo pueden asegurar la existencia o no del embarazo, sino orientar sobre el mes aproximado de gestación y la normalidad de su evolución.

Ya lo sabes

Acabas de salir del consultorio de tu médico y ya lo sabes. Vas a ser madre. Esperas un bebé y ese ser minúsculo que llevas en tu interior va a proseguir lentamente pero sin cesar, su extraordinario y maravilloso desarrollo. Desde ahora ya eres consciente de que en adelante todos tus actos tendrán importancia no sólo para ti sino también para él, para ese hijo que crece día a día dentro de ti.

En muchos momentos, mientras estás ocupada en tus actividades cotidianas, te invadirán una enorme alegría y dulzura pensando en el maravilloso momento que estas viviendo. De vez en cuando tu mirada quedará abstraída por unos momentos y tus ojos tendrán el maravilloso brillo que da el amor profundo por el ser esperado que llevas dentro de ti.

Habrá también momentos en que te surgirán dudas y preocupaciones:

  • ¿Es que debo o no debo hacer esto?
  • ¿Es que lo que me pasa ahora es natural, es realmente lo que debe pasar?

No te preocupes.
Piensa que la naturaleza es muy sabia y hace bien las cosas.

Piensa que el traer hijos al mundo es tan antiguo como la propia humanidad. Lo único que has de hacer es ayudar a la naturaleza y, sobre todo, no contrariarla.

Tu médico te ayudará y aconsejará acerca de:

  • Tu actividad.
  • Tu régimen.
  • Tu preparación para el parto y la maternidad.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda