Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


La Tos del Fumador volver

Imprimir Enviar a un amigo

La Tos del Fumador


El ideal homeopático intenta adecuar a las características de cada tos un medicamento específico unitario, aunque a menudo se entrecruzan y mezclan signos patológicos susceptibles de curarse con dos o más remedios homeopáticos.

De todos es sabido que la tos tiene un sonido, que como el de la risa es tan característico de cada persona, que nos puede ayudar para reconocer o identificar a un conocido sin tener que verlo, ya que no hay tos que suene igual a nuestros oídos... claro está, si no hablamos de la tos producida por el tabaco, que es una tos seca y profunda que llega a convulsionar todo el cuerpo, y que avejenta a la persona, y que nos lleva a pensar rápida e inconscientemente en los daños que ocasiona el tabaco.

El Sistema Respiratorio el Mayor Afectado

Uno de los órganos más afectados del fumador, junto con el sistema circulatorio y el tracto digestivo es el sistema respiratorio. El daño ocasionado por la inhalación de tabaco a través de las vías aéreas da origen a una irritación crónica de la mucosa respiratoria y a la producción constante de esa mucosidad que los médicos valoran de forma positiva, al ser el medio de que dispone el sistema respiratorio de autodepurarse.

Cuando se contrae el más mínimo proceso infeccioso la situación se complica, cronificandose en esa tos constante, residual y no productiva que agota a la persona. Así, lo que comenzó como algo sencillo y relativamente fácil de curar progresivamente se agrava hasta hacerse crónico. A veces, la tos puede ser causada por el uso de medicamentos antihipertensivos. En personas con enfermedades crónicas esta tos conviene ser tratada por el médico.

Una Solución Homeopática

El tabaco genera diversos tipos de tos con sus síntomas correspondientes, que pueden combatirse con remedios homeopáticos específicos.

La Drosera, es específica para la tos seca espasmódica e irritativa con dolor irradiado tras el esternón y que se acentúa por la noche con estadios de ahogo.

El Eucalyptus es un medicamento utilizado desde antiguo para reforzar la mucosa respiratoria descongestionando sus secreciones.

El Antimonium Sulfuratum se emplea en los casos de bronquitis crónica con formación de tapones de moco que dificultan el paso del aire y por lo tanto ocasionan disnea.

La Ipecacuana es conocida desde siempre por su carácter antihemético (contra el vómito), y se emplea en los casos de tos acompañada de náuseas y vómitos originados por el arrastre de flemas y mocos.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda