Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


Las Enfermedades Infecciosas I volver

Imprimir Enviar a un amigo

Por enfermedad infecciosa se entiende la implantación en el organismo humano de seres vivos microscópicos que desarrollan en el mismo una condición patológica, desencadenando la consiguiente reacción orgánica.

Las infecciones, su manifestación sistémica y el curso que siguen antes y después de la aplicación del tratamiento se conocen, en general, con el nombre de procesos sépticos.

Por otra parte, los cuadros infecciosos constituyen uno de los principales problemas con los que se encuentra la práctica clínica actual, por diversos motivos:

§ Presentan una elevada incidencia
§ Hay grupos de población (niños y ancianos) especialmente expuestos a contraer infecciones, y en los que, además, éstas pueden ser potencialmente más graves.
§ Aparecen cada vez más casos de alteraciones en el sistema inmunitario.

Colonización y Desequilibrios de la Flora Bacteriana

Las infecciones bacterianas, susceptibles de tratarse farmacológicamente con antibióticos, aparecen al producirse, por determinados factores desencadenantes (higiene, dieta, condiciones sanitarias, contaminación ambiental, etc..), desequilibrios de la flora microbiana que protege el organismo de posibles invasiones de agente patógenos.

Los microorganismos que colonizan normalmente el cuerpo humano se distribuyen debido a un fenómeno que se denomina tropismo tisular, que significa que la flora bacteriana coloniza ciertas zonas o tejidos, y otros no. De todos ellos, las bacterias y los hongos son los responsables por excelencia del comensalismo y el parasitismo.

La flora bacteriana habitual en el organismo también puede contener, aunque de forma ocasional, agentes patógenos. Si la persona afectada por esta condición presenta unas defensas inmunitarias débiles, dichos agentes pueden desarrollar una enfermedad infecciosa.

Clasificación de las Infecciones

Las infecciones pueden clasificarse de muchas formas, atendiendo a diversos factores: cómo, a causa de qué o dónde se producen; o bien de donde proceden o qué características tienen los agentes patógenos.

Directa
Cuando se adquiere por contacto con un individuo infectado (tuberculosis, ETS).

Indirecta
Cuando la transmiten el agua, los alimentos, insectos u otro medio de transporte (Legionella, malaria).

Endógena
Las bacterias existentes en el propio organismo adquieren virulencia por algún motivo (Infección por E. Coli tras un navajazo).

Exógena
Producida por agentes externos

Local
Cuando las bacterias se localizan en un punto desde el que envían sus productos al torrente sanguíneo, al tejido peridentario, etc.

Masiva
Es la penetración de una gran cantidad de microorganismos en el flujo circulatorio.

Simple
Es la infección en la que el agente causante pertenece a una única especie patógena.

Mixta
Infección provocada por más de una especie patógena.

Un último tipo de infección sería la denominada oportunista, subclasificación de la infección endógena en la que la flora bacteriana del propio individuo prolifera a causa de la disminución de las defensas del organismo.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda