Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


Infecciones Bucofaríngeas I volver

Imprimir Enviar a un amigo

Faringitis


La faringitis es una inflamación de la laringe.

Se trata de una angina aguda debida generalmente al enfriamiento y está caracterizada por la dificultad en la deglución (disfagia y odinofagia), sequedad y congestión de la mucosa y fiebre.

No se diferencia mucho de la amigdalitis aguda, pero eso sí, su dolor puede proyectarse hacia las orejas (otalgias).

Si el dolor es debido a procesos alérgicos, faringitis alérgica, que provocan inflamación de la mucosa faríngea, debe de acudir a su médico de cabecera, ya que el diagnóstico diferencial le corresponde y le instaurará un tratamiento probablemente con corticoides inhalados.

Laringitis

La laringitis (aguda o crónica) se caracteriza fundamentalmente por una disfonía, siendo sus síntomas más evidentes la ronquera y, en muchos casos la afonía.

La forma más común es la aguda, catarral o simple que se caracteriza por la tumefacción de las mucosas con exudación de moco o de pus y va acompañada de tos, disfagia, afonía o ronquera, disnea y fiebre. Aparece sobre todo en personas predispuestas y se ve favorecida por factores externos irritativos como son el tabaco, el alcohol, la polución, la humedad y las variaciones atmosféricas ambientales.

Amigdalitis

La amigdalitis es una inflamación aguda de las amígdalas palatinas debida, en general, a una infección estreptocócica o, con frecuencia, a infecciones virales.

Se caracteriza por inflamación y dolor de garganta, más acentuado con la deglución y a menudo transmitido a los oídos.
Los niños muy pequeños a menudo no refieren dolor de garganta, pero rechazan el alimento.
Sus síntomas más frecuentes son fiebre alta, malestar general, cefaleas y vómitos.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda