Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


El Cólico del Lactante volver

Imprimir Enviar a un amigo

El término cólico se utiliza para designar un espasmo o una contracción dolorosa del intestino. Los cólicos del lactante, o cólicos del tercer mes, afectan normalmente a los niños de pocas semanas.

Un bebé que sufre un cólico manifiesta el dolor mediante un llanto intenso y doblando las piernas hacia el vientre. Puede estar llorando durante varias horas seguidas, normalmente por la tarde o al anochecer, y nada parece aliviarlo. Los síntomas pueden repetirse a diario durante varios meses para acabar desapareciendo súbitamente, por lo común al final del tercer mes de edad; de ahí proviene el nombre del trastorno.

Las Causas del Cólico del Lactante

El cólico del lactante suele acompañarse de largas noches en blanco para los padres. Es fundamental mantener la calma para no transmitir la propia inquietud al bebé.

Se desconocen, aunque existen diversas hipótesis.

Algunos autores consideran que el origen está en una falta de adaptación al mundo exterior.

Otros piensan que los cólicos se deben a la presencia de gases en el estómago y los intestinos, o al hambre, la irritación e, incluso, que la causa reside en la ansiedad que los progenitores transmiten al bebé.

Sin embargo, parece que el factor principal es la inmadurez del sistema nervioso vegetativo en el momento del nacimiento.

Los cólicos del lactante no tienen nada de anormal.

Los Síntomas del Cólico del Lactante

Llanto persistente por la tarde o al anochecer.

El niño dobla las piernas hacia el vientre mientras llora.

Nada parece poder calmar el cólico: ni la comida, ni el eructo, ni el sueño.

Los síntomas reaparecen a diario, en general al anochecer.

Tratamiento del cólico del Lactante

¿Cuándo hay que consultar al médico?

Si se piensa que un hijo padece cólicos del lactante, hay que llevarlo al pediatra.

También es importante visitar al médico si el bebé presenta otros síntomas que puedan indicar una enfermedad; por ejemplo, si llora en otros momentos del día, tiene fiebre, pierde peso, se niega a comer, etc.

¿Qué hace el médico?

El médico comprueba que no se trata de una enfermedad grave y da consejos de tipo general a los padres.

¿Cuál es el Tratamiento del Cólico del Lactante?

No existe ningún tratamiento eficaz. A veces la administración de fármacos contra la producción de gases intestinales o de antiespasmódicos puede dar resultados. Optar por un cambio de leche no suele servir de gran cosa. Este tipo de cólico, llamado común, desaparece después de unas semanas sin tratamiento.

Remedios Caseros para tratar el Cólico del Lactante

1.- Ponerles musica clasica o relajante, suele ayudar
2.-
Tenerlos con calor en el abdomen, o porque pones un paño caliente, o porque tienes tu mano dándole suave masaje.

3.-
sacarlos a pasear en coche, en algunos niños es mano de santo.

¿Qué pueden hacer los padres?

Los padres poco pueden hacer. Lo más importante es mantener la calma y cargarse de paciencia. Las semanas pueden resultar agotadoras antes de que el trastorno desaparezca.

Lo único que hay que hacer es asegurarse de que el niño no tiene otros motivos para llorar, como hambre o cansancio.

La evolución del cólico del lactante


El niño empieza a padecer las molestias unas semanas después del nacimiento; llora y grita sin cesar por la tarde o al anochecer. Puede llorar a diario a lo largo de unas dos semanas, hasta que cumple los 2 o 3 meses de edad.

Los recién nacidos que padecen cólicos lloran sin cesar y doblan las piernas hacia el vientre.

No se trata de una enfermedad grave.

Atención Padres

Hay que llevar siempre al pediatra a un niño que manifiesta dolor de manera repetida.

Sólo el médico puede diagnosticar si se trata de un simple cólico del lactante, trastorno sin gravedad, después de asegurarse de que el bebé no padece ninguna otra enfermedad más grave.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda