Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


Consejos para la futura Mamá III volver

Imprimir Enviar a un amigo

 3. Las Tetinas


Es la parte clave del biberón pues es el elemento destinado a entrar en contacto con la boca del bebé y sustituir al pezón materno. De la idoneidad de su diseño, composición y fabricación van a depender en gran medida la calidad de la succión, la fácil digestión del alimento y la correcta estimulación del crecimiento maxilar y palatino. La existencia de normativas nacionales y comunitarias que regulan estrechamente estos aspectos nos dan una idea de la relevancia que tienen, por lo que solamente se deben utilizar tetinas garantizadas y bajo control constante y se deben descartar cuando se observen en ellas incisiones o cualquier tipo de alteraciones.

En el mercado las hay de diferentes composiciones, formas, tamaños, mecanismos y accesorios incorporados, número, tamaño y forma de los orificios, que permiten sustituir e imitar de una forma prácticamente total las funciones del pecho materno.

A. La Composición

Hay dos grandes grupos de tetinas: las de silicona y las de caucho. La silicona es un material sintético, de gran elasticidad, totalmente inerte y libre de sustancias nocivas. Es insípida, es decir, no transmite ningún tipo de sabor, y resiste muy bien tanto los cambios de temperatura como las temperaturas elevadas, conservando tras ambas situaciones todas sus propiedades tanto físico-químicas como mecánicas. Su uso esta recomendado únicamente hasta el principio de la dentición (aproximadamente 12 meses), ya que con la aparición de los dientes existe el riesgo de que el niño pueda lacerar el material y provocar desprendimientos del mismo y la posibilidad de pellizcar su frágil boca.

El caucho (látex) es una goma natural que presenta una elevada flexibilidad y elasticidad, transmitiendo al bebé una sensación muy similar a la del pezón materno y que permite, incluso, la transmisión de calor, caracterizándose por una alta resistencia al desgarro y a la tracción, características que lo hacen un material apto y seguro para la fabricación de tetinas y chupetes.

No resiste temperaturas elevadas durante largos periodos de tiempo ya que, al igual que ocurre si se le somete a radiación solar intensa, se vuelve quebradizo y pegajoso. Esta goma debe ser tratada para inhibir la formación de nitrosaminas, sustancias altamente tóxicas que, sin tratamiento previo, el caucho desarrolla de una forma natural.

B. La Forma

Sea cual sea su forma una condición indispensable en cualquier tetina es que permita que la leche succionada por el bebé se mezcle perfectamente en la cavidad bucal con la saliva, evitándose de esta forma las malas degluciones y digestiones, los dolores de estómago, y en consecuencia, la intranquilidad del lactante.

Las hay anatómicas y de forma tradicional. Con el diseño de las primeras se pretende imitar la forma del pezón materno en el momento de la succión, consiguiéndose no sólo satisfacer las necesidades nutritivas del pequeño, sino también una serie de funciones conformadoras a nivel palatino-maxilar (desarrollo y ensanchamiento de la mandíbula inferior, lo que permitirá un adecuado futuro emplazamiento de los dientes y una correcta configuración del paladar, lo que dará lugar a un ensanchamiento de las fosas nasales y, por consiguiente, una buena capacidad respiratoria). Estas tetinas permiten una adecuada ocupación de la cavidad bucal y un correcto sellado del ancho de la boca, por lo que no precisan de elementos adicionales para prevenir los problemas derivados de la aerofagia.

Las tetinas de forma tradicional poseen una gama de diseños, texturas y medidas que permiten su adecuación a la cavidad bucal en cada una de las fases del crecimiento del bebé. La mayoría de ellas incorpora actualmente dispositivos que previenen los efectos indeseados de la aerofagia (hipo, vómitos y cólicos gaseosos), asociada tradicionalmente a la lactancia artificial por la ingestión de aire durante la succión de la leche, como son las válvulas antihipo o la más reciente doble válvula.

Existen tetinas para aquellos niños que tienen el llamado labio leporino, fisura palatina o palatosis. Todas ellas son tetinas con formas especiales que han sido concebidas para sellar el paladar o los labios del bebé. En todos los casos su utilización debe ser prescrita por el pediatra.

C. El Tamaño

Suele estar en función de la edad y/o tamaño del lactante y que se pueden generalizar en 3 grandes líneas: de 0-4/6 meses (fisiológicas, más pequeñas y blandas); de 4/6 - 12 meses (de mayor tamaño, adecuándose a una cavidad bucal más desarrollada) y de 12 meses en adelante (permiten un mayor flujo de alimento).

Existen tetinas para bebés prematuros o de muy bajo peso. Son tetinas anatómicas de muy pequeño tamaño, de caucho y especialmente blandas y que con su utilización se facilita considerablemente la instauración de alimentación por vía oral, ya que en muchas ocasiones permiten acortar la duración o incluso eliminar la alimentación por sonda, además de favorecer el desarrollo de la función gastrointestinal.

D. Los Orificios

Un criterio que permite identificar la idoneidad del tamaño del agujero para un determinado fluido es que, en ningún caso, el alimento debe fluir libremente al invertir el biberón sino gotear regularmente. Así, el bebé realizará un trabajo de succión similar al que efectuaría si se alimentara directamente del pecho materno.

No es aconsejable aumentar el orificio de la tetina para incrementar el flujo y acortar la toma, pues con ello, además de evitarle al lactante la sensación de cansancio, se están sobrecargando los órganos de la digestión, el bebé se atraganta con mayor frecuencia, el alimento no se mezcla bien con la saliva y se provocan malas digestiones, vómitos y dolores abdominales.

Aunque normalmente se requieren diferentes tetinas para los diferentes alimentos, existen opciones en el mercado en las que el diseño del orificio o la existencia de una rosca reguladora permiten, con sólo cambiar la posición, regular el flujo en función de la densidad del fluido que se quiera administrar o de la demanda del lactante.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda