Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


La Fitoterapia volver

Imprimir Enviar a un amigo

La Fitoterapia es el tratamiento de enfermedades con plantas medicinales

¿Qué son las Plantas Medicinales?

Son aquellas plantas que poseen principios activos de aplicación práctica para la medicina. Estos principios activos son sustancias naturales, pero el hecho de serlo no las hace inofensivas. Es necesario tomarlas con prudencia y responsabilidad.

La presencia de plantas medicinales en la elaboración de medicamentos se remonta a los orígenes de la Farmacia y no ha dejado progresar hasta nuestros días.

Su extraordinario desarrollo mundial no es fruto del azar ni de la moda, sino que se debe al elevado nivel de conocimiento que mediante estudios científicos han demostrado las propiedades terapéuticas de las plantas medicinales.

¿Dónde se pueden adquirir?

Las plantas tradicionalmente utilizadas como medicinales, se encuentran en las farmacias y en otros establecimientos. No obstante, los medicamentos de plantas medicinales, esto es, con indicaciones terapéuticas y autorizadas por el Ministerio de Sanidad, según la Ley del Medicamento, sólo se pueden adquirir en farmacias.

Según el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), debido a la importancia de las plantas medicinales, y al tener actividad terapéutica, son medicamentos, y por tanto requieren el mismo tratamiento que cualquier Especialidad Farmacéutica Publicitaria, estas deberían ser dispensadas con un registro sanitario bajo el control y asesoramiento de un farmacéutico.

¿Qué garantiza la Farmacia?

Los medicamentos de plantas medicinales de dispensación en farmacia están garantizados desde un punto de vista sanitario, porque:

  • Llevan un prospecto donde figuran sus indicaciones, efectos secundarios, contraindicaciones y demás información necesaria para su empleo correcto, y esta información está autorizada y avalada por el Ministerio de Sanidad
  • Están registradas por el Ministerio, y para lograr ese registro deben demostrar y aportar datos muy rigurosos.

Así pues, son medicamentos reconocidos como tales por las leyes, que cumplen unos requisitos de calidad, seguridad y eficacia.

La Oficina de Farmacia es el último e imprescindible eslabón de la cadena del medicamento, por que en ella siempre hay un profesional dispuesto a facilitar la información precisa para hacer un buen uso del mismo.

¿Son Inofensivas?

Dada su procedencia natural es muy frecuente pensar que son inofensivas, y esto es un error. Por su propia naturaleza, son capaces de producir una acción sobre el organismo y, por lo tanto, es imprescindible asegurarse que se están tomando adecuadamente. Lo que sí se puede afirmar es que son medicamentos suaves con un margen de seguridad amplio, pero no se puede descartar el que puedan aparecer efectos secundarios o posibles interacciones con otros medicamentos.

El farmacéutico le aconsejará sobre el producto más adecuado para su caso concreto, teniendo en cuenta si puede o no interferir con otros tratamientos que esté tomando.

¿Por qué no siempre aparecen como plantas?

En las farmacias se pueden encontrar plantas medicinales en formas farmacéuticas muy distintas. Así aparte de las formas más tradicionales, como infusiones, existen cápsulas que contienen polvo de la planta, comprimidos, extractos bebibles, etc. Todas ellas son formas farmacéuticas de demostrada eficacia, que facilitan la administración de las plantas adaptándose a los avances técnicos y, en algunos casos, mejorando notablemente su administración. Por ejemplo, hay plantas que en infusión no tienen un sabor agradable, y este problema se evita administrando la fórmula en cápsulas.

Recomendaciones

No todas las enfermedades pueden tratarse con plantas medicinales. El farmacéutico sabrá evaluar en qué casos y grado de la enfermedad conviene el tratamiento fitoterapéutico o si es necesario que se dirija al médico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el empleo de las plantas medicinales para el tratamiento de alteraciones menores de salud.

Lea la información del prospecto, cuya fiabilidad está supervisada por la Agencia del Medicamento. En él vienen especificadas las indicaciones, los efectos secundarios, las posibles interacciones con otros tratamientos así como las contraindicaciones. También es obligatorio que figuren todos los excipientes.

Respete la posología recomendada por el fabricante o médico prescriptor.

El tratamiento con plantas medicinales debe ir acompañado de unos hábitos de vida adecuados. Su farmacéutico le orientará.

Desconfíe de las propiedades milagrosas atribuidas, en ocasiones, a las plantas medicinales.

Recuerde que las Plantas Medicinales que encuentra en su farmacia tienen Calidad Farmacéutica.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda