Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


Menopausia volver

Imprimir Enviar a un amigo

La menopausia es un estado no una enfermedad. Su aparición señala el paso de la edad fertil a una etapa mucho más serena y reposada, marcada por el enriquecedor sello de la experiencia. Su mejor o peor calidad depende en buena parte de su forma de vida y sus hábitos dietéticos.

Está demostrado que los hábitos alimenticios tienen mucho que ver con la calidad de la menopausia, según han demostrado numerosos estudios epidemiológicos, de tal manera que se ha demostrado que en la población oriental la casi total ausencia de trastornos ligados a la menopausia, así como un índice mucho menor de trastornos cardiovasculares y ciertos cánceres, de tal manera que no tienen un término específico para designar el concepto de "sofocos", algo tan propio de la mujer climatérica occidental.

La causa de todo esto es su alimentación, y principalmente, la SOJA, una leguminosa que representa el alimento base en su dieta y que es muy rica en isoflavina, y se ha demostrado que las isoflavinas de la soja se difunden en el organismo de la mujer supliendo el papel de los estrógenos naturales. Este papel estrogénico se revela muy eficaz en la prevención de los sofocos y la osteoporosis, además de aumentar la protección natural femenina frente a los trastornos cardiovasculares.

Aportada en forma de tofu, leche o brotes naturales, la soja aporta a los orientales una media de 40 mg diarios de isoflavinas frente a los 5 mg aportados por la alimentación occidental.

Es por ello que si estás alcanzando la menopausia o ya te encuentras en esta etapa de madurez, que incorpores la SOJA en tu dieta, y así podras evitar esos trastornos de una manera sana y sin riesgos de efectos secundarios, y si además revisas tu forma de vida y cambias los hábitos que pueden ser perjudiciales, nada le impedirá disfrutar de esta etapa que no tiene por qué ser vivida con menos intensidad.

Por todo esto tenga presente nuestras recomendaciones...

  • Dar largos paseos. Así mejorarás tu tonicidad muscular y evitarás la pérdida de masa ósea (osteoporosis). Aprovecha los dias soledados para hacerlo. El sol es una valiosa fuente de vitamina D, necesaria pra la fijación del calcio a los huesos.
  • Vigile su elimentación. Evita, siempre que sea posible, los alimentos ricos en grasas saturadas que aumentan el LDL (Low Density Colesterol, o "colesterol malo"). Por el contrario, conviene que aumentes el consumo de calcio y vitamina D.
  • Evitar el consumo de tabaco, alcohol y productos excitantes en general.
  • Incorporar a la dieta SOJA, una rica fuente de salud en esta etapa. Puedes consumirla en forma de tofu, leche o brotes frescos.
  • También puedes recurrir a productos a base de extracto de soja con un contenido garantizado de isoflavinas, que los encontrarás en tu Farmacia. (Nuestra recomendación es Arkocapsulas)

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda