Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


La Fimosis volver

Imprimir Enviar a un amigo

La fimosis es un problema urológico no obstructivo que se produce a nivel del pene.

Consiste en una estrechez, congénita ó adquirida, de la abertura del prepucio, de la que resulta la imposibilidad para retirarse y exponer el glande.

En ocasiones, en el recién nacido, neonato, aparece una fimosis fisiológica sobre la cual no se debe intervenir. En el neonato la piel se adhiere al glande, con el tiempo se desarrolla un plano de diferenciación entre el prepucio y el glande y la piel se libera.

En ocasiones, y cómo consejo higiénico se recomienda a los padres que durante el baño ,en los primeros días de vida del neonato se realicen maniobras de retracción forzada para conseguir la perfecta apertura de dicho tejido y evitar la evolución a fimosis completa.

En el 2 al 10 % de los neonatos varones ,esa diferenciación de la que hablábamos no se produce y aparece la fimosis. Esta conlleva ,cómo problemas inmediatos la aparición de infecciones y problemas inflamatorios cómo balanopostitis, etc.

Existe otro estado asociado ,conocido como PARAFIMOSIS, que ocurre cuando el prepucio se ha retraído sobre le glande pero éste no puede ser reducido, dando lugar a edema distal del pene ,inflamación y en ocasiones infecciones de la zona.

El tratamiento de la fimosis consolidada es inexorablemente quirúrgico. Se debe realizar la circuncisión* lo antes posible siempre que las condiciones lo permitan..

¿Cuáles son los requerimientos para la intervención?

La intervención debe realizarse lo antes posible, siempre y cuándo sea posible.

Existen unas condiciones mínimas necesarias para la realización.

  • En primer lugar el niño debe tener más de 24 horas de vida.
  • Debe ser un bebé con las funciones cardiorrespiratorias en perfecto funcionamiento, así cómo un desarrollo neurológico perfecto.

En definitiva debe ser un bebé sano, puesto que en definitiva va a ser sometido a una intervención quirúrgica. Esta debe ser realizada lo antes posible.

La intervención es sencilla aunque comporta riesgos quirúrgicos y anestésicos, al igual que todas las cirugías. Siempre debe realizarse por manos expertas, procurando evitar hemorragias postoperatorias y riesgos que puedan condicionar malformaciones del pene secundarias.

En el postoperatorio es primordial mantener una buena higiene de la zona. Evitar la humedad y hacer cura y limpieza local varias veces al día, manteniendo la zona siempre seca y aséptica. Si todo va bien el postoperatorio suele ser de corta duración y poco doloroso, encontrándose el niño bien entre los 4 y 6 días.

Diccionario
* Prepucio: Pliegue mucocutáneo que recubre al glande.
* Glande: Extremidad distal del pene.
* Circuncisión: Consistente en la incisión parcial ó total del prepucio.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda