Publicidad


La Disfunción Eréctil volver

Imprimir Enviar a un amigo

La disfunción eréctil es un problema frecuente en la población masculina.

En líneas generales se entiende cómo tal la imposibilidad para mantener una erección, y que conduzca al acto sexual satisfactorio, durante los últimos seis meses.

Según un estudio realizado recientemente en España el 24.6% de los hombres entre 40 a 70 años tienen algún grado de disfunción eréctil. Esto supone que en España casi dos millones de varones pueden padecer éste problema. Se sabe además que éste es un problema de salud que provoca un gran impacto emocional en los hombres, que afecta mucho a la vivencia de la masculinidad.

Es habitual escuchar a los hombres decir “que están acabados”, que “ya no se sienten hombres”. La relación de pareja se afecta casi siempre, aparecen malentendidos, incomunicación, disputas. Esto hace que se afecte mucho la calidad de vida y que sean frecuentes la baja autoestima, la culpa, la depresión, muchas veces enmascarada en multitud de síntomas somáticos ó conductas adictivas como el alcoholismo.

Sin embargo la realidad es que los pacientes consultan poco de una forma explícita. Es una enfermedad muy prevalente e infradiagnosticada. Rara vez manifiestan éste síntoma los pacientes cuando van a la consulta.

Diagnóstico

La disfunción eréctil debe ser tenida en cuenta dentro de una gran esfera de condicionantes y factores de riesgo.

Existe un riesgo de padecerla ,aumentado en determinadas situaciones:

* PACIENTES CON HTA: Según diversos estudios realizados entre 28 y 47 % de hipertensos tienen disfunción en distinto grado.
* PACIENTES DIABÉTICOS: En el 50 % de los casos.
* PACIENTES CON DEPRESIÓN.
* PACIENTES OPERADOS DE PRÓSTATA.
* PACIENTES QUE TOMAN MEDICACIÓN CRÓNICA.
* CONSUMIDORES DE OTRAS SUSTANCIAS
cómo ALCOHOL Y TABACO.
* Y OTRAS ENFERMEDADES: Alteraciones de la función tiroidea, traumatismos en cuerpos cavernosos, síndrome de apnea del sueño...

Tratamiento

Para abordar la disfunción eréctil, es muy importante en primer lugar averiguar cuál es la causa.

* Se deben descartar las causas orgánicas, haciendo unas evaluación de la salud física. Para ello valoraremos la toma de medicación concomitante, enfermedades crónicas etc.

* Evaluación de la salud mental: Muchas de las Enfermedades Psiquiátricas y sus tratamientos se asocian a disfunción eréctil.

* Historia psicosexual: Es importante conocerse a uno mismo y saber cuales son las actitudes que tiene ante la sexualidad, la educación que ha recibido y los mitos que pueden estar perturbando la mente.

* Evaluación del estilo de vida: El estilo de vida es fundamental para mantener relaciones sexuales de calidad. La sexualidad necesita tiempo, sosiego, estar descansado. Por desgracia esto no es fácil para muchos pacientes por las exigencias de la vida moderna, pero es crítica su evaluación para poder modificar hábitos.

* Importante papel de la pareja: si su pareja está dispuesta a colaborar y la relación es aceptablemente buena la consecución de los objetivos está más cerca.

Por tanto, el tratamiento de la disfunción eréctil siempre irá determinado por la causa que lo provocó. De ésta forma encontramos factores de riesgo modificables cómo el alcohol, el tabaco ó aquellos producidos cómo efectos secundarios a fármacos.

Otros casos son secundarios a problemas de causa orgánica, causa vascular ó neurogénica (diabetes, HTA, arteriosclerosis ...) ó secundarios a intervenciones quirúrgicas.

Generalmente si la disfunción ha aparecido bruscamente suele ser de causa psicológica, a diferencia de la orgánica de aparición más paulatina.

El abordaje debe ser llevado desde dos frentes:

Consejo Sexual

* Es importante hacer ver a la persona qué él tiene un problema de erección pero eso no le hace un “impotente”, no disminuye su valor cómo persona ni cómo varón.

* Es de igual importancia entender que el estilo de vida es modificable interviniendo tanto en el estrés cómo en el exceso de trabajo. Para tener unas relaciones sexuales satisfactorias se requiere cierto clima emocional que hay que cultivar, sosiego, tiempo, no estar agotado. Esto se lleva mal en determinados estilos de vida actuales pero es esencial resaltar la importancia de dedicarse tiempo a uno mismo y a la relación de pareja y la trascendencia que esto tiene para la salud en general.

* Hay que insistir en el papel del tabaco y el alcohol, y pactar una estrategia para su abandono.

* Necesario cultivar un clima de tolerancia a la frustración (“no siempre puede salir todo bien, puede haber altibajos en el tratamiento”), y cierto sentido del humor que siempre facilita las cosas.

* De importancia es incentivar unas relaciones sexuales flexibles, espontáneas, dónde la sensualidad y la ternura tengan un papel importante, dónde no existan obligaciones absolutas cómo llegar “siempre” al orgasmo, ni expectativas excesivas y no realistas.

* También insistir en que la disfunción eréctil no tiene por qué ser necesariamente la consecuencia de un conflicto afectivo, aunque a veces lo sea. Ni tampoco de un conflicto psicológico profundo. La sexualidad precisa de un aprendizaje, tiene su propia lógica, aunque vaya ligada muchas veces a lo afectivo.

Sildenafilo

Sildenafilo es un fármaco de reciente aparición en el mercado, que según los estudios existentes resulta muy eficaz y seguro para el tratamiento de la disfunción eréctil. Puede resultar especialmente útil por ser de uso sencillo, bien tolerado por el paciente y porque mejora éste problema tanto si es de causa vascular, neurológica, psiquiátrica ó debida a efectos secundarios de fármacos.

* La pauta seguir es la administración de dosis de 50mg, si no es efectiva repetir la misma dosis al día siguiente y si sigue siendo inefectiva realizar un tercer intento con 100mg el tercer día. La dosis máxima es de 100mg. No debe tomarse más de un comprimido al día.

* Por su efecto se necesita un estímulo erótico previo, se recomienda tomarlo unos 30 a 60 minutos antes de la relación sexual, su efecto perdura de 4 a 5 horas después de su administración.

* Sus efectos secundarios frecuentes son cefalea (16%), rubor (10%), dispepsia (7% ), y congestión nasal (4%).

* Se puede administrar con seguridad a varones con hipertensión, tratados con cualquier hipotensor excepto con nitratos, en aquellos con infarto de miocardio antiguo ó que padezcan angina estable siempre que puedan tolerar esfuerzos moderados. Si hay dudas tendrá que requerirse consulta con su cardiólogo.

* Se debe utilizar con precaución en pacientes con malformaciones anatómicas del pene (Enf. de Peyronie), ó con predisposición al priapismo (erecciones dolorosas) (anemia de células falciformes, leucemia ó mieloma múltiple).

* Está contraindicado en pacientes que toman nitratos, insuficiencia hepática grave, hipotensión (tensión arterial <90/50), y trastornos hereditarios degenerativos de la retina cómo la retinitispigmentaria.

* También está contraindicado en todos aquellos pacientes que no pueden tener actividad coital (historia reciente de infarto de miocardio, angina inestable ó accidente cerebrovascular).

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda