Publicidad
Publicidad - Acceda a nuestra Parafarmacia


El Dolor en Reumatología volver

Imprimir Enviar a un amigo

¿Qué es la Reumatología?


En medicina no hay ninguna enfermedad o dolencia del aparto locomotor que recia el nombre de “reuma”. Este es un concepto que se ha creado con el paso del tiempo en el que la sociedad ha agrupado bajo el término de “reuma” a todo un conjunto de dolencias o molestias relacionadas con el aparato locomotor, probablemente como consecuencia del desconocimiento de su distinta naturaleza y la creencia en una causa común para todas ellas. Por tanto, si el “reuma” no existe ¿qué tienen las personas que afirman padecerlo? Posiblemente alguna dolencia o enfermedad del aparato locomotor de las más de 200 que existen y que se agrupan bajo el nombre de enfermedades reumáticas. Los síntomas reumáticos como dolor, tumefacción o limitación de la movilidad son extraordinariamente frecuentes en la población. El 57% de la población afirma padecer algún tipo de enfermedad reumática.

La Reumatología es una especialidad que se estudia, diagnostica y trata las enfermedades del aparato locomotor, también llamado sistema músculo-esquelético, y del tejido conectivo. Es una especialidad compleja por diferentes motivos: el gran número de enfermedades reumáticas que existen, la incapacidad funcional que ocasionan y el hecho que en algunos casos, el reumatólogo, precisa de ayuda de otros profesionales médicos (rehabilitadores, cirujanos ortopédicos, internistas…).

La Reumatología se encarga por tanto del estudio de las enfermedades que afectan las articulaciones o los tejidos que la rodean, ocasionando dolor, rigidez y limitación del movimiento.

¿Cómo se manifiesta las Enfermedades Reumáticas?

El síntoma más característico y frecuente en las enfermedades reumáticas es el dolor que suele localizarse en las articulaciones o alrededor de las mismas. En ocasiones se acompaña de sensación de rigidez o entumeciendo de las articulaciones que mejora con el movimiento.

Los datos son aterradores. El dolor de espalda, por ejemplo, es el segundo motivo de consulta para el médico de cabecera, después resfriados. El tiempo medio de baja laboral por lumbalgia es de 24 días. El 40% de las incapacidades laborales permanentes tienen como causa el dolor de espalda, bien sea cervical, dorsal o lumbar.

El dolor puede se pasajero o aparecer sólo al realizar determinados movimientos de la vida diaria, como por ejemplo, en las manos al coser, en las rodillas al andar o en la espalda al agacharse, pero también puede ser fijo y persistente, e incluso puede llegar a impedir la movilidad o conciliar el sueño.

Este síntoma también puede proceder de los músculos, de los tendones o de otras estructuras del aparato locomotor y puede llegar a ser muy molesto. En ocasiones, en lugar de dolor, se producen molestias, pinchazos, sensación de pesadez, tirantez o cansancio localizados en una zona del cuerpo (hombro, cuello, región lumbar, piernas, etc.) con dificultad para realizar las actividades de la vida diaria.

Estas molestias pueden ser difusas, mal localizadas y pueden afectar a todo el organismo, acompañadas de una sensación de dolor y cansancio generalizado. Otro síntoma fundamental es la hinchazón o tumefacción de las articulaciones.

Las enfermedades del aparato locomotor también pueden provocar otros síntomas como pérdida del apetito, pérdida de peso, pérdida de fuerza, debilidad, fiebre o alteraciones en otros órganos o sistemas (piel, ojos, aparto digestivo, pulmón, riñón, etc).

Principales Enfermedades Reumáticas.

Actualmente se conocen más de 200 enfermedades reumáticas con un diagnóstico y tratamiento muy variado entre ellas. Este tipo de patologías se caracteriza por la aparición de cambios, lesiones o alteraciones en uno o varios de los elementos del aparato locomotor, es decir, en los huesos, las articulaciones, los músculos, los tendones y los ligamentos.

En general las enfermedades reumáticas coinciden en:

- Ser crónicas en su mayoría.
- Producir una alta morbilidad y discapacidad.
- Modificar la vida de relación del paciente y su calidad de vida.
- Producir un alto coste social, institucional e individual.

Las enfermedades reumáticas están entre las más frecuentes de la población. A veces aparecen una sola vez en la vida y se resuelven sin dejar secuelas y otras veces son patologías crónicas que pueden producir síntomas de forma continuada o tener periodos de exacerbación de estos síntomas. Las causas que generan las enfermedades reumáticas son muy variadas y cabe destacar que, hoy por hoy, muchas enfermedades del aparato locomotor son de causa desconocida. Se pueden producir por distintos mecanismos, en algunos casos aparecen por una infección, en otros por un traumatismo, por un trastorno hormonal, por alteraciones inmunológicas etc.

De las 200 enfermedades reumáticas que se conocen, las más conocidas son: dolor de espalda, artrosis, osteoporosis, artritis reumatoide, artritis séptica, artritis traumática, lupus eritematoso, fibromialgia, lumbalgia mecánica, tendinitis, bursitis, hombro doloroso e hiperuricemia (gota).

Las enfermedades reumáticas no siempre son un sinónimo de vejez. Algunas enfermedades reumáticas pueden aparecer en personas de cualquier edad y sexo.

Papel del Reumatólogo en el Dolor de Origen Reumático.

Los médicos consultados con mayor frecuencia por problemas osteomusculares son el generalista y el traumatólogo, siendo pocos los que acuden al reumatólogo. Los reumatólogos son agentes activos en la educación del público en general y de otros médicos, sobre estos graves problemas sanitarios.

El paciente que sufre los síntomas explicados anteriormente debe acudir al reumatólogo que es el especialista en el tratamiento de las patologías que afectan al aparato locomotor. El diagnóstico se basa en un interrogatorio y examen físico cuidadosos. En este examen se analizan las características del dolor, su distribución, el número de articulaciones afectadas, la presencia de hinchazón, etc. Así mismo, en algunas ocasiones se realizan además unos análisis que sirven de ayuda para confirmar una enfermedad ya sospechada durante el interrogatorio o para seguir la evolución de un enfermo. También las radiografías u otras técnicas de imagen son útiles en algunos casos.

El reumatólogo es el especialista adecuado para realizar una completa evaluación de los pacientes con estas enfermedades y establecer un programa de tratamiento y rehabilitación. Los reumatólogos se enfrentan a los pacientes que acuden a sus consultas por presentar molestias, de mayor o menos intensidad y de más o menos tiempo de evolución, con la esperanza primero de poder etiquetar el cuadro, y después, si es posible, aliviar su malestar.

Hoy día, las posibilidades de tratamiento para estas enfermedades son múltiples y variadas. Van desde la utilización de distintos tipos de fármacos hasta la cirugía, pasando por la educación del paciente (medidas dietéticas y posturales) inmovilizaciones temporales y rehabilitación (ejercicios para recuperar el movimiento articular e incrementar la fuerza muscular).

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda